Preámbulo

FullLife.jpg

Un producto de nuestro tiempo. Los videojuegos y, cada vez más los juegos de mesa, son fundamentalmente una artefacto consecuencia del mundo en que vivimos: Capitalista, platonista, consumista… dudo sea necesario listar copiosamente los ismos que tiñen nuestra forma de entender los juegos, menos aún  los vicios de la crítica especializada: Hype desmedido, mal gusto, infomerciales encubiertos… Ya se los había adelantado, un producto de nuestro tiempo.

¡Que alguien haga algo! En mi opinión la libertad es una cuestión que surge siempre de los individuos, es decir, algo que uno se construye. No se trata pues, de una condición que pueda emanar de estatutos infumables o, no digamos ya, que pueda ser mendigada. Bajo esta óptica la respuesta a cualquier escollo nunca está en esperar o demandar que alguien haga algo. Si las opciones existentes, o su forma de funcionar no te agradan, crea tus propias alternativas.

El a priori temático. Por alguna extraña razón los funcionarios del jugar, críticos, académicos y otros comentaristas, están obsesionados con la superficie de los juegos. Es tal su obsesión que rara vez se detienen a pensar si hay algo debajo del cascarón. ¿Reglas? ¿Mecánicas? ¿Espacios de posibilidades? ¿Toma de decisiones? ¿Estrategia? son algunos de esos espectros que prefieren obviar. Existen sí, pero solo para poder representar aquello de lo que en verdad tratan los juegos: Soldados, dragones, naves espaciales.

Un método alternativo. Probablemente sea mejor así, pues incluso cuando intentan ahondar, son traicionados por la miopía de sus métodos. Street Fighter no trata sobre peleas callejeras; Agricola y Jaipur son más brutales que la mayoría de los FPSs. La incapacidad de ver más allá de las texturas, la incapacidad de entender como los juegos tratan sobre aquello que piensas mientras juegas es clara. ¿De que tratan estos juegos entonces? ¿Qué es lo que se piensa mientras juegas? ¿Hay algo en los juegos además de soldados, dragones y naves espaciales? :thinking: eso es precisamente sobre lo que tratará este blog.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *