Pero se parece más a la vida real

Bethesda Fountain NYC

Hablando, discutiendo o ranteando sobre juegos(y no solo sobre juegos) es normal encontrarse con distintas variaciones de este argumento. Resulta fascinante ver cómo logra permear en todos lados. No importa cuan dispares, la apelación realista termina colándose.

En todas las áreas relevantes del desarrollo de videojuegos pueden verse sus falaces tentáculos. ¿Debemos introducir azar a este sub-sistema de combate? Sin lugar a dudas, así se parecerá más a la vida real ¿Es buena idea usar está técnica de shading? Obvio, se ve más realista…

Nunca está de más aclarar lo obvio y señalar que un juego no es un simulador. ¿Sería mejor Super Mario Bros. si el valor de su gravedad fuera 9.8m/s²? No. Un juego no se diseña apilando capa sobre capa sobre capa de simulación con la esperanza de que eventualmente suceda algo interesante. Lo atractivo de Grand Theft Auto no es que “puedas” hacer “todo”, sino lo que puedes hacer en el contexto de las restricciones que el juego te presenta.

Incluso en el terreno de los simuladores, simplemente apilar simulación no genera un mejor simulador. ¿Sería mejor un simulador de vuelo si(dentro del mismo) cada x horas tuvieras que comer, coger y cagar? El valor de un simulador está en dejarnos experimentar/explorar/… momentos específicos de situaciones específicas. Es decir, proviene de la selección que lo precede.

Ese es el principal problema. La apelación realista suele usarse como una salida para evitar pensar sobre los cómos y porques, para evitar tener que decidir. Una pintura, una novela no es el resultado de meramente retratar la realidad, sino de elegir y resaltar aquellas partes que merecen ser resaltadas. La creación es ante todo un proceso de discriminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *